Categories
El Memo del Lunes

El Renacimiento Inminente de la Radio

2016_11_Beagle_Mic_Announcement

El Renacimiento Inminente de la Radio

El Internet subió a su estatura total en el 2005 y echó una brillante sombra sobre todo el territorio. Se convirtió en nuestro periódico, nuestra guía telefónica, nuestra enciclopedia y nuestro correo principal.

Categorías enteras de publicidad se fueron con el tsunami. La radio sufrió el menor daño de todos los medios mayores. Ella ha probado ser mucho más durable de lo que yo había sospechado.

En estudios recientes de tendencias anuales, Audience Insights reportó algunos descubrimientos interesantes. El Presidente Jeff Vidler resumió:

“No vemos cambio en absoluto en cuánto comparte la radio la sintonía en el carro durante los últimos 5 años. La radio AM/FM todavía es dominante en el carro, representando el 66.2 por ciento de la escucha en el carro. El crecimiento de las alternativas como radio satelital y audio a través de datos de internet aparecen disminuir el uso de música personal (iPods, CDs y otras bibliotecas), no de la radio normal.

Antes de ese reporte, no tenía ningún dato más allá de mi propia observación, pero yo sabía que la radio continúa recompensando a sus anunciantes regulares con un robusto y saludable retorno-de-inversión.

Y ahora te voy a contar una historia.

Hace alguna vez, nadie podía ser accionista en más de 12 estaciones de TV, 12 estaciones de radio FM y 12 estaciones de radio AM. La llamábamos la “regla 12/12/12”.

No queríamos que nadie pudiera controlar las noticias.

Pero esta buena ley se hizo humo en 1996 y los consolidadores inmediatamente comenzaron a reunir estaciones de radio por montón. Las eficiencias de las grandes empresas se llevaron a lo que anteriormente había sido una categoría artesanal. Las ganancias se dispararon y Wall Street dijo: “Hagamos esto. Esto parece fácil, ¿verdad?”

La radio corporativa nació con un set de dientes completo, pero no tenía reflejo en el espejo.

Inversionistas tienen su propia forma de ver el mundo. No estoy diciendo que eso sea malo, pero siempre puedes estar seguro que le estás hablando a El Dinero cuando hacen algo que duele un montón y luego te dicen que “sólo son negocios.”

Pero la radio nunca ha sido “sólo negocios”. La radio es música y risas y opiniones y noticias y discusiones y entrevistas con gente interesante. Sólo unos minutos por hora son “sólo negocios” y cuando una estación de radio está bien llevada, aún esos pocos minutos pueden ser entretenidos y valiosos e informativos. 

Los inversionistas son una raza extraña. Se ponen nerviosos y agitados y de repente pierden el interés.

CBS anunció en marzo que planifican vender o darle vuelta a sus activos en radio este año. La meta, de acuerdo con Les Moonves, es “abrir valor para nuestros accionistas”. Él indicó que la radio se ha vuelto de “crecimiento lento” y un “drenaje para nuestros recursos” que pueden ser mejor dirigidos para producción de contenido y emprendimientos digitales.

Cumulus sacó a su fundador Lew Dickey de su puesto como CEO el otoño pasado, pero esa sacudida en la gerencia no detuvo la baja de las acciones. Las acciones de Cumulus perdieron el 80 por ciento de su valor en el 2015. The Washington Post citó recientemente a un acreedor diciendo: “Lo más lógico es partirlo y venderlo.”

Y ahora los inversionistas de iHeart (conocido antes como Clear Channel) están diciendo lo mismo. Súmalo y verás que estamos hablando de más de 1,400 estaciones de radio llegando posiblemente al mercado al mismo tiempo.

Las estaciones de radio han perdido su encanto para los inversionistas. 

Pero no han perdido su efectividad para los anunciantes.

En el 2001, America Online valía $226 millardos. En el 2015, Verizon compró AOL por tan sólo $4.4 millardos. En alguna parte perdió el 98 por ciento de su valor.

No tengo ni idea de por cuánto dinero se puedan vender esas 1,400 estaciones de radio o tan siquiera si las van a vender. No estoy pretendiendo ser capaz de predecir esos números. Pero definitivamente huelo una oportunidad para propietarios locales innovadores de las estaciones de radio, de nuevo.

¿La hueles?

Huele a primavera.

Éstas son buenas noticias para los escuchas,

buenas noticias para los empresario,

buenas noticias para las comunidades,

buenas noticias.

Roy H. Williams