Categories
El Memo del Lunes

La medición del éxito

2015_10_Beagle_Chapel_Hillside_740

 

La Medición del Éxito

¿Qué estás tratando que suceda?

¿Tu meta es accionable, o es amibua y vaga?

¿Tienes un método empírico para medir el progreso diario?

Empírico: adjetivo basado en, concerniente a, o verificable mediante observación en vez de teoría o lógica pura.

Admito que quiero desahogarme un poco hoy y que la perspectiva que estoy a punto de compartir tal vez no sea más que una preferencia personal peculiar.

Pero no lo creo.

Nunca he sido gran fan de lo que la mayoría de personas llaman “poner metas”. Esto no es porque no tenga metas. Es sólo que creo que lo que la mayoría de personas llaman metas son poco más que aspiraciones, esperanzas y sueños: sólo deseos.

“Mi meta es ser millonario para cuando tenga treinta años.”

“Mi meta es ser jefe de una compañía de la Fortune 500.”

“Mi meta es escribir un bestseller.”

No considero que ésas sean metas, sino resultados, productos colaterales, consecuencias.

Te prometo que no estoy tratando de enojarte.

Yo creo que toda meta honesta:

tiene un plan de acción explícito que va de la mano.

su progreso puede ser monitoreado y medido por observadores.

se manifiesta a sí mismo en acciones diarias, aún si esa acción está limitada ocasionalmente a tan sólo unos cuantos momentos; una llamada por teléfono, un correo electrónico, una nota escrita a ti mismo en el reverso de un recibo de caja durante el almuerzo y metido en tu billetera.

“Mi meta es construir una capilla de bodas gratuita que dé albergue a más de 1,000 bodas al año para parejas que viajan para llegar a ella de todos los continentes de la tierra.”

La Capilla Dulcinea tuvo 960 bodas en el 2014 pero todavía no hemos tenido gente de la Antártica. Tuvimos 824 bodas en el 2013.

Una meta significativa requiere que la toques todos los días y tomes acciones que la lleven hacia delante, aún si esa acción es microscópica. Si no estás haciendo algo cada día, no tienes una meta. Tienes una ilusión, un deseo, una fantasía, un sueño.

Estudiante: Mi meta es ser un autor publicado.

Yo: Enséñame qué escribiste ayer.

Estudiante: Bueno, la verdad es que todavía no he comenzado a escribir, sólo es mi meta.

Yo: ¿En verdad quieres escribir, o quieres haber escrito? ¿Podría ser que lo que de verdad quieres es tan sólo tener un libro impreso?

No te equivoques: soy fan y promotor y consumidor asiduo de ilusiones, deseos, fantasías y sueños; pero éstos son entretenimiento, confort y los componentes necesarios a veces de una auto imagen sana.

Pero no son metas.

Roy H. Williams

Me siento con energías hoy.

¿Quieres perseguir conejos? – Indy