Categories
El Memo del Lunes

¿Eres un gerente o un líder?

El ochenta y ocho por ciento de las compañías de Fortune 500 que existían en 1955 ya no están. Puf.
La mitad se marchitó porque tenían un gerente en el rol de Director en Jefe cuando necesitaban desesperadamente de un líder. La otra mitad las destruyó un líder cuando un gerente hubiera mantenido a flote a la compañía y la hubiera hecho crecer de forma gradual.
El rol más importante de una Junta Directiva es saber cuándo su compañía necesita un líder y cuándo necesita un gerente.
Los gerentes prefieren el cambio gradual, la evolución.
Los líderes prefieren el cambio exponencial, la revolución.
Los líderes cuidan el status quo. “Si no está roto, no lo arregles.”
Los líderes se inventan nuevas formas de pensar. “Si no está roto, rómpelo, para poder crear algo nuevo”.
Los gerentes prefieren un mapa y un camino.
Los líderes prefieren el territorio sin explorar.
Los gerentes dicen: “Listos, Apunten, Fuego”.
Los líderes dicen: “Listos, Fuego, Apunten”. Pero esto no es tan loco como suena. Cuando disparas un cañón, esto se llama encontrar tu rango.
Los gerentes se enfocan en planificar y ejecutar.
Los líderes se enfocan en improvisar y e innovar.
Los gerentes hacen gráficas de organización.
Los líderes hacen desórdenes.
A los gerentes les otorgan autoridad sobre otros.
A los líderes los siguen otros de forma voluntaria.
Kodak, Blockbuster, MySpace, General Motor y General Electric eran arrolladoramente dominantes en sus categorías hasta que sus Directores Ejecutivos — Gerentes se durmieron cuidando el status quo.
No creas que el internet mató a K-Mart, Montgomery Wards, Sears, J. C. Penny o Bed Bath & Beyond. Walmart vende todos esos mismos productos y aún les va bien porque ellos vieron cómo cambiaba rápidamente el mercado en agosto del 2016 y respondieron poniendo al líder visionario Marc Lore a cargo de las operaciones electrónicas de Walmart US.
Amazon hizo $398.8 millardos en el 2021.
Walmart hizo $488 millardos.
Los gerentes creen equivocadamente que pueden liderar.
Los líderes creen equivocadamente que pueden gerenciar.
Yo sólo conozco a dos personas que pueden hacer ambas cosas. Dewey Jenkins es una de ellas.
Si yo hubiera escrito esas palabras durante los 10 años que Dewey y yo trabajamos juntos, hubiera sonado a lisonja. Pero ahora que está retirado y yo me hice a un lado, soy libre de escribir la verdad.
Las buenas madres también pueden desempeñar ambas funciones. Cada buena madre es un gerente milagroso y un líder visionario.
A mí me crió una madre extremadamente buena y mis hijos fueron criados por otra.
Los buenos gerentes saben qué proteger “a toda costa”. Ellos saben qué no cambiar.
Los malos gerentes sólo buscan el cumplimiento y la conformidad, ciegos a las habilidades especiales que se esconden dentro de sus empleados. Pero los buenos gerentes miran esas habilidades especiales y las llaman a la superficie en donde pueden brillar. Un buen gerente alienta tu habilidad especial y la usa a su máximo efecto, a la vez que te une a alguien que brilla en un área en donde tú eres débil.
Cuando miras un duo legendario, puedes estar seguro que un gerente brillante los unió.
El genio de los líderes visionarios es que pueden atacar a toda velocidad cuando ven una oportunidad en el horizonte. Cuando ven que viene una tormenta, maniobran fuera de su paso.
Los líderes visionarios reconocen qué ya no funciona y no titubean en cambiarlo. Bang. Fuera.
Si quieres escuchar los pensamientos internos de líderes visionarios y entender cómo funciona su mente, sólo hay dos libros que necesitas leer.
Sam Walton: Made in America (John Huey y Sam Walton)
Iacocca: An Autobiography (Lee Iacocca y William Novak)
Como bono especial para ti, dale un vistazo a Where Have All The Leaders Gone? — un volumen delgado escrito por Lee Iacocca cuando tenía 82 años.
Amo ese libro.
Y también te amo a ti.
Gracias por leer mis divagaciones.
Roy H. Williams