Categorías
El Memo del Lunes

¿Tú haces seusses?

¿Tú haces seusses?

Dr. Seuss tenía:
La valentía de inventarse palabras,
La seguridad que sus lectores iban a entender lo que querían decir esas palabras nuevas, y,
Él era un maestro de la métrica, el ritmo que se crea cuando colocas tus palabras para que las sílabas tónica y atónicas caigan en patrones.
Hay un par de docenas de tipos de métrica, pero Dr. Seuss sólo utilizó una, la métrica anapéstica, que algunos llaman la métrica galopante porque se cae de la lengua.
La gente muchas veces confunde la métrica con la rima. Pero la métrica NO tiene que rimar para hacer su magia.
— ¿Cuál magia?
La magia de ser musical.
— ¿La métrica hace que las palabras sean musicales?
Sí.
— ¿Hasta cuando se leen en silencio?
Sí, hasta cuando se leen en silencio.
— ¿Entonces cuál es su beneficio?
Cuando las palabras se vuelven musicales, entran en la porción no-juzgona, de reconocimiento de patrones de tu mente.
— ¿No juzgona?
El hemisferio derecho del cerebro no distingue los hechos de la ficción; ese es el trabajo del hemisferio izquierdo. Pierre de Beaumarchais, entendió esto desde 1775.
— ¿Cómo lo sabes?
Fue en 1775 cuando Beaumarchais escribió en El barbero de Sevilla: “Cualquier cosa demasiado tonta para decirse, se canta”.
— Creo que te estás inventando todo esto.
El Dr. Roger Sperry lo documentó en 1981 y le dieron el Premio Nobel por eso.
— Oh… ¿entonces yo debería sólo callarme y escuchar?
Sería una buena idea.
— Por favor continúa)
(Nota de la traductora: a continuación se dejarán los ejemplos en inglés, el idioma original en donde se aprecia la musicalidad junto con las traducciones. En español, la métrica anapéstica no es tan común, pudiendo servir de sustituto los versos alejandrinos. La métrica en poesía es influida principalmente por el idioma. Este tipo de métrica se presta mejor para el inglés.)
Bounty, the quicker-picker-upper. Bounty, el recogedor más rápido.
BMW. The ultimate driving machine. BMW. La máquina de manejo definitiva.
My client would not, could not, did not commit these crimes. If it doesn’t fit, you must acquit. Mi cliente no hizo, no pudo, no cometió estos crímenes. Si no le queda, debe dejarlo libre.
— ¿Esos son ejemplos de métrica anapéstica?
No, la métrica anapéstica son dos puntuaciones ligeras seguidas de una tercera puntuación pesada, como esto:
Oh, the sea is so full of a number of fish,
if a fellow is patient, he might get his wish…
and that’s why I think that I’m not such a fool
when I sit here and fish in McElligot’s Pool.
Oh, el mar está tan lleno de un número de peces,
Si un tipo es paciente, se le puede cumplir el deseo…
Y por eso pienso que yo no soy tan tonto
Cuando me siento aquí y pesco en la Laguna de McElligot.
Y quién puede olvidar:
The children were nestled all snug in their beds,
While visions of sugar-plums danced in their heads;
And mamma in her ‘kerchief, and I in my cap,
Had just settled down for a long winter’s nap,
When out on the lawn there arose such a clatter,
I sprang from the bed to see what was the matter.
Away to the window I flew like a flash,
Tore open the shutters and threw up the sash.
The moon on the breast of the new-fallen snow
Gave the lustre of mid-day to objects below,
When what to my wondering eyes should appear,
But a miniature sleigh, and eight tiny reindeer…
Los niños estaban metidos muy pegados en sus camas,
Mientras visiones de ciruelas de azúcar bailaban en sus cabezas;
Y mamma con su pañuelo y yo con mi corro,
Apenas nos habíamos dispuesto a dar una siesta larga de invierno
Cuando afuera en la grama hubo tal estruendo
Que salté de la cama a ver qué estaba sucediendo.
Hacia la ventana volé como un rayo
Abrí de golpe las persianas y partí las cortinas.
La luna sobre la nieve recién caída
Le daba un lustre de mediodía a las cosas abajo
Cuando qué se apareció ante mis ojos
Sino un trineo miniatura y ocho diminutos renos…
— Está bien, pero ¿me puedes dar un ejemplo de métrica anapéstica que no rime?
And his cohorts were gleaming in purple and gold;
And the sheen of their spears was like stars on the sea,
Like the leaves of the forest when Summer is green,
Like the leaves of the forest when Autumn has blown,
For the Angel of Death spread his wings on the blast,
And the eyes of the sleepers waxed deadly and chill,
And there lay the steed with his nostril all wide,
And the foam of his gasping lay white on the turf,
And so there lay the rider distorted and grey,
And the widows of Ashur are loud in their wail,
So I walk by the edge of a lake in my dream.

brillaban sus cohortes con el oro y la púrpura ;
sus lanzas fulguraban como en el mar luceros,
Tal las ramas del bosque en el estío verde,
la hueste y sus banderas traspasó en el ocaso:
tal las ramas del bosque cuando sopla el otoño,
Pues voló entre las ráfagas el Angel de la Muerte
los ojos del durmiente fríos, yertos, quedaron,
Y allí estaba el corcel, la nariz muy abierta,
al jadear, su espuma quedó en el césped, blanca,
Y allí estaba el jinete, contorsionado y pálido,
Y las viudas de Asur con gran voz se lamentan
al mirarle el Señor se fundió como nieve.
— Pero tú dijiste que Dr. Seuss se inventaba palabras y confiaba que la gente supiera qué querían decir.
¿Quieres escuchar palabras inventadas?
— Si, pero no de Dr. Seuss.
¿Por qué no?
— Porque no le voy a hablar o escribir a niños pequeños. Mi gente ya tiene edad suficiente para manejar carros, tomar cerveza y votar.
Está bien. Aquí te van algunas palabras de adultos inventadas.
La razón por a cual no me has visto salir es porque he estado Hiberdeiteando.
Escribo lento porque soy Tecladoimpedido.
Dame un billete de bus a cualquier parte. Me voy a Colonisear.
No recuerdo a dónde fui anoche. Creo que tengo Destinesia.
El doctor y yo tuvimos una Inconversación. Fue muy Iniluminadora.
Ya no me junto con Todd. Siempre estaba viendo fijamente a su teléfono en un estado absoluto de Expectextación, así que lo Amiguevorcié.
Ya no puedes decir Idiota. Tienes que decir Errorista.
Estaba tan exhausta que me caí sobre la cama y tuve un Camorgasmo.
— Está bien, lo entiendo.
¿Pero puedes hacerlo?
— ¿A qué te refieres?
Hace sesenta y nueve años, John Steinbeck escribió una nota a su mejor amigo, Pascal Covici:
“Sufro como siempre del miedo a poner la primera frase. Es sorprendente los terrores, las magias, las plegarias, la timidez envarante que lo asaltan a uno. Es como si las palabras no sólo fueran indelebles, sino que se esparcieran como tinta en el agua y colorearan todo a su alrededor. Un negocio extraño y místico, esto de escribir.
… Y uno cosa que hemos perdido — la valentía de hacer nuevas palabras o combinaciones. En alguna parte se escapó ese viejo y bravío impulso convertido en una escolaridad gangrenada. ¡Oh!, puedes hacer palabras si las encierras entre comillas. Esto indica que es dialecto y tierno.”
— John Steinbeck, Diario de una novela: Las cartas de Al este del Edén
— Está bien, ¿entonces qué es lo que estás diciendo?
Quiero que le hagas honor a Dr. Seuss y a John Steinbeck y que encuentres la valentía para hacer nuevas palabras y nuevas combinaciones.
— ¿Por qué pasar por toda esa molestia?
Te va a convertir en alguien interesante.
Te va a convertir en alguien memorable.
Te va a hacer ganar dinero.
— ¿Estás diciendo que si no hago esto voy a ser un Errorista?
Eso es exactamente lo que estoy diciendo.
— ¿A dónde mando mi frase con una palabra inventada?
indy@WizardOfAds.com.
— ¿Crees que lo va a publicar en la madriguera del conejo?
No tengo idea. Indy hace lo que quiere en la madriguera del conejo.
— ¿Cuánto tiempo tengo?
Hasta el sábado 21 de noviembre a la medianoche. Necesitas escribir dos frases: una con una palabra inventada que entendamos inmediatamente, MÁS una segunda frase que tenga una combinación inesperada de dos o más palabras.
— ¿Me puedes dar algunos ejemplos de combinaciones inesperadas?
Fue una mañana de bicicleta. La anticipación tocó mi campana a mi metro de felicidad hasta que una llamada por teléfono lo terminó todo y mis palabras se congelaron y se hicieron añicos en el aire sin aire.
— ¿Te acabas de inventar eso?
Sí. Ahora es tu turno.
Roy H. Williams