Categorías
El Memo del Lunes

Recogiendo los pedazos

FiveLoavesMosaicEl capítulo seis de la historia de Juan sobre la vida de Jesús nos cuenta como él alimentó a 5,000 personas con 5 panes y dos peces pequeños. Yo no tengo ningún problema reconciliando a Dios con la ciencia, así que el milagro no representa ningún problema para mí. Lo que me fascina –la parte en la que desperté pensando – es lo que Jesús dijo cuando la comida había terminado. “Recojan los pedazos que sobraron, para que no se desperdicie nada.”
Considere esto. El era una persona de recursos ilimitados, un hombre que podía crear abundancia de la nada. Sin embargo le dijo a sus seguidores, “recojan los pedazos que sobran.” ¿Se ha detenido usted alguna vez a ‘recoger los pedazos’ de su vida?
Nos encontramos, en el Día de Acción de Gracias y en Navidad, confrontados con fragmentos de nuestra vida que hemos estado tratando de olvidar. Los encuentros familiares que nos hacen sentir incómodos hacen que algunos fragmentos afilados emerjan a la superficie. Recuerdos de fracasos o momentos vergonzosos del pasado, épocas difíciles y conversaciones extrañas surgen como resultado de conversaciones con personas que nos recuerdan de manera diferente a como somos ahora. Y después tenemos que visitar lugares que hemos estado tratando de olvidar y recordar eventos de los que aún nos estamos recuperando.
¿Seré yo la única persona que llega a esta época festiva con una mezcla de emociones? “Recojan los pedazos.” Los pedazos de vida no resueltos son como esquirlas que nos hieren profundamente. Los fragmentos que hemos podido resolver son como papel de lija, suavizando nuestros bordes ásperos. Los fragmentos que han sido suavizados son como bloques de construcción que nos ayudan a entender la manera de llevar otras cosas a cabo. Los fragmentos que podemos celebrar son como elementos que nos nutren y que nos ayudan a recordar los milagros que han ocurrido en nuestra vida.
Los hermosos mosaicos son hechos con fragmentos. Pedazos rotos. Coloridos. Unicos. Igual que el patrón de nuestra vida.
Resuelva esas situaciones rotas. Nos permiten tener nuevas conexiones.
Aprecie las cosas extrañas de su pasado. Eso le añade color a su futuro.
Celebre su herencia personal. Es mucho mejor que quejarse.
Felices fiestas.
Roy H. Williams

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *