Inicio > El Memo del Lunes > Los sistemas de creencias y las cicatrices que nos hicieron quienes somos

Los sistemas de creencias y las cicatrices que nos hicieron quienes somos

lunes, 5 de agosto de 2019

Los sistemas de creencias y las cicatrices que nos hicieron quienes somos

La mayor parte de libros de no ficción se escriben para construir reputaciones. Los escribimos porque queremos que nos miren como expertos. Queremos más oportunidades para hablar, más clientes, más reconocimiento. Estos libros de “cómo hacer las cosas” pareciera que se trataran acerca de su tema, pero se tratan acerca de su autor.
Esta clase de construcción de reputación fue la motivación detrás de mi trilogía de El Mago de la Publicidad.
Hay una segunda, menos poblada categoría de libros de no ficción cuyos autores tienen una motivación diferente. Esto libros parecen tratarse acerca del autor, pero si los miras detenidamente, se tratan acerca del lector.
Las memorias, cuando están bien escritas, revelan cómo están rotos, los triunfos y las tragedias del autor. Describen una travesía llena de eventos.
Las memorias nos inspiran y nos hacen creer que podemos hacer una diferencia. Nos alientan, enseñándonos cómo alguien más pasó este bosque oscuro y cómo también nosotros podemos pasar por él.
Nos reímos de los errores tontos, atesoramos a los compañeros fieles, lloramos con el sufrimiento y pérdida, aplaudimos las pequeñas victorias y sentimos que realmente conocemos al autor.
Las memorias no se escriben para construir reputaciones, si no para profundizar las relaciones.
Si quieres escribir unas buenas memorias, debes volverte vulnerable, revelando todos tus miedos y faltas y secretos. Si no lo haces vas a ser culpable del pecado de Margot Asquith:
“El amorío entre Margot Asquith y Margot Asquith vivirá como una de las historias de amor más lindas de toda la literatura”.
Dorothy Parker en su crítica de 1925 para el New Yorker de la Autobiografía de Margot Asquith.
Peor aún, podrían decir de ti:
“Es un hombre que se hizo a sí mismo y adora a su creador”.
La vulnerabilidad es el precio de la intimidad. La confesión es el precio de la confianza.
Nunca confíes en el consejo de un hombre que no cojea.
Son nuestros sistemas de creencias y nuestras cicatrices los que nos hacen quienes somos.
¿Quieres construir una cultura fuerte en la compañía que fundaste? Escribe tus memorias.
¿Quieres que tus clientes sientan que te conocen? Escribe tus memorias.
¿Quieres ser generoso con gente que no conoces, pagarlo por adelantado, ayudar a miles de personas que nunca vas a conocer? Escribe tus memorias.
¿Quieres que tus decendientes sepan quién fuiste, el barro del que fueron formados? Escribe tus memorias.
Otras personas van a enfrentarse a los miedos que tú te enfrentaste.
Otras personas van a cometer los errores que tú cometiste.
Otras personas necesitan conocer las lecciones que has aprendido.
¿Tienes la humildad — la vulnerabilidad — para contarnos cómo adquiriste tu cojera?
Roy H. Williams
Contacta a zac@WizardAcademy.org si quieres que te notifiquen de cualquier noticia relacionada con un Taller de Memorias. Si suficientes personas preguntan, lo vamos a poner en la agenda para principios del 2020. Para mientras, el prerrequisito perfecto ya está planificado del 5 al 6 de noviembre, Cómo construir la historia de tu compañía. CONSEJO: arrebata un cuarto en el campus mientras todavía puedas. — Indy Beagle

Categories: El Memo del Lunes Tags:
Comentarios cerrados.