Inicio > El Memo del Lunes > Robert y Chris y el viaje que tomaron

Robert y Chris y el viaje que tomaron

lunes, 9 de abril de 2018

Robert y Chris y el viaje que tomaron

Técnicamente, uno no toma un viaje. El viaje lo toma a uno.

Si pudieras tomar un viaje, también lo podrías poner de vuelta cuando lo terminas.

Pero no puedes.

Ahora que ya aclaramos eso, hablemos de Robert y Chris y el viaje que tomaron.

Era un viaje en 1968

de Minneapolis a San Francisco

en una Honda Superhawk de 1964

con Chris en la parte de atrás

porque sólo tenía 11 años.

Cuando terminó ese viaje, Robert recordaba muchas cosas que nunca sucedieron en realidad. Y en 1974 esos pensamientos y recuerdos se convirtieron en Zen y el arte del mantenimiento de las motocicletas, el libro de filosofía de mayor venta escrito jamás. Se quedó cerca de la cima de las listas de los best-sellers por más de una década.

Estoy de acuerdo con mucho de lo que escribió Robert.

Pero un poco de lo que escribió me hace pensar si estará loco.

Hablaremos de eso más tarde.

Estas son las cosas que escribió Robert con las que estoy de acuerdo:

“Miras a dónde vas y en dónde estas y nunca hace sentido, pero cuando ves hacia atrás a dónde has estado y parece surgir un patrón.”

“El verdadero propósito del método científico es asegurarse que la naturaleza no te ha engañado haciéndote pensar que sabes algo que no sabes en realidad.”

“Son las laderas de la montaña las que mantienen la vida, no la cima.”

“Mientras más miras, más ves.”

“Primero sientes algo, luego entiendes por qué.”

“Tenemos tanta prisa la mayor parte del tiempo, que nunca tenemos oportunidad de platicar. El resultado es una clase de superficialidad diaria sin fin, una monotonía que deja a una persona preguntándose años después a dónde se fue todo el tiempo y lamentándose que se haya ido.”

“Cuando vives bajo la sombre de la locura, que aparezca otra mente que piensa y habla como la tuya es algo parecido a un evento bendito.”

Me gusta esa última afirmación por 2 razones. (1.) “Que aparezca otra mente que piensa y habla como la tuya” es un poco la razón de existir de la Academia del Mago. (2.) ¿Será mi imaginación o te has dado cuenta que la sombre de la locura (y no la forma buena de locura) parece ensancharse y oscurecerse sobre nuestra tierra?

Hoy he visto y escuchado cosas que serían impensables hace 10 años.

Una última cita del libro:

“Pero destruir una fábrica o alzarse en contra de un gobierno o evitar reparar una motocicleta porque es un sistema el atacar los efectos en vez de las causas; y mientras el ataque sea sólo sobre los efectos, no hay cambio posible. El verdadero sistema, el sistema real, es nuestra actual construcción del pensamiento sistemático mismo, la racionalidad misma, y si destruimos una fábrica pero la racionalidad que la produjo sigue en pie, entonces esa racionalidad simplemente producirá otra fábrica. Si una revolución destruye un gobierno sistemático, pero los patrones sistemáticos de pensamiento que produjeron ese gobierno se dejan intactos, entonces esos patrones se repetirán a sí mismos en el gobierno sucesivo. Hay tanto de qué hablar acerca del sistema. Y tan poca comprensión.”

Supongo que eso es lo que más me preocupa acerca de la sombra oscura de nuestra locura que se extiende sobre nuestra tierra. Si quitamos a la gente que está haciendo sombra — pero no cambiamos los patrones de pensamiento que los elevaron — vamos a reemplazar a esas personas con más iguales que ellos.

Te dije antes que vamos a hablar acerca de cómo Robert está un poco loco.

A Robert Pirsig lo trataron con terapia electroconvulsiva en numerosas ocasiones cuando estuvo internado con esquizofrenia paranoica y depresión clínica entre 1961 y 1963.

Tenía 35 años cuando salió. Su hijo Chris tenía 6. Comenzaron su viaje 5 años más tarde.

En el fondo, Zen y el arte del mantenimiento de las motocicletas es una exploración de los sistemas de creencia subyacentes en la cultura occidental. En su prólogo a ese libro, Robert les dijo a sus lectores que, a pesar de su título, el libro no debería “en modo absoluto ser asociado con ese cuerpo de información fáctica relacionada con la práctica ortodoxa del budismo zen.”

Agregó: “Tampoco es muy fáctica en cuanto a motocicletas.”

Sí, Robert se puso loco algún tiempo.

Pero se le pasó.

Tal vez también se nos pase a nosotros.

Roy H. Williams

P.D.: La foto al principio de la página es Robert y Chris Pirsig en su viaje en 1968. Lamentablemente, Robert Pirsig murió en abril del 2017 a los 89 años. Aún más lamentable, a su hijo Chris lo apuñalaron hasta matarlo en un asalto en 1979 afuera del Centro Zen en San Francisco a la edad de 22 años.

Categories: El Memo del Lunes Tags:
Comentarios cerrados.