Categories
El Memo del Lunes

Tú, Multilingüe

2015_12_TheShiningFaces_740

Tú, Multilingüe

Te han dicho que “el todo es más grande que la suma de sus partes.” Pero esa cita está mal. Lo que dijo Wolfgang Köhler hace más de cien años – en 1910 para ser exactos – es que “el todo es diferente de la suma de sus partes.”

Köhler se irritaba famosamente durante los siguientes 57 años ante la insistencia de los escritores de convertir su aseveración en algo diferente que lo que estaba diciendo.

Pero no debería haberse sorprendido. Siendo psicólogo, Köhler sabía que recolectamos datos sensoriales de fuentes verbales y no verbales y luego los sumamos en una “impresión” que puede o no ser precisa. 

La razón por la que nuestras impresiones son erróneas tan seguido es que pocos de nosotros hemos estudiado un lenguaje que no sea un lenguaje de palabras o números. 

¿No te habías dado cuenta que los números son un lenguaje? Hay cosas que pueden ser dichas en el lenguaje de la matemática que no se pueden traducir a ningún otro. Si quieres aprender matemáticas avanzadas sólo piensa en ellas como un idioma extranjero y podrás aprenderlas mucho más rápido. 

Benjamin Zander da un discurso de TED encantador y divertido y profundo acerca de El Poder Transformativo de la Música Clásica. Él comienza con un breve segmento de Chopin en el piano, luego se detiene para explicar las relaciones entre dos de las principales notas en la secuencia.  

“Entonces, démosle un vistazo a lo que realmente está sucediendo. Tenemos un Si. Éste es un Si (toca la nota). La siguiente nota es un Do (toca la nota). Y el trabajo del Do es poner triste al Si. Y lo hace, ¿verdad? (Risas). Los compositores lo saben. Si quieren hacer música triste solo tienen que tocar esas dos notas. (Toca más notas terminando con Si-Do-Do-Do-Do). Pero, básicamente, es tan solo un Si con cuatro tristes. (Risas)”. 

Este es el momento en el que nos damos cuenta que Zander nos acaba de enseñar una palabra de dos sílabas. En el lenguaje de la música, “triste” se escribe Si-Do. 

Luego, Zander dice, 

“Les tengo una última petición antes de tocar toda la pieza. ¿Pueden pensar en alguien a quien ustedes adoren que ya no está allí? Una abuela amada, un amor -alguien en sus vidas a quienes ustedes amen con todo su corazón, pero esa persona ya no está con ustedes. Traigan a esa persona a sus mentes y, a la misma vez, sigan la línea todo el camino desde Si hasta Mi, y escucharán todo lo que Chopin tenía que decir.”

Escuchas exactamente durante 107 segundos mientras la música escrita por Chopin dispara recuerdos detallados de momentos específicos. Entiendes perfectamente lo que Chopin estaba tratando de decir. 

Aquí es cuando realmente te pega que la música es un lenguaje. Y si controlas la música, controlas la carga emocional del salón. 

El color, también, es un lenguaje. 

Los símbolos son un lenguaje. 

El movimiento es un lenguaje. 

Yo creo que hay exactamente 12 lenguajes de la mente y que son autoreferenciales. Esto quiere decir que los vas a encontrar incrustados unos dentro de otros y se pueden sumar para crear artefactos distintos. 

El Tiempo es el componente de Movimiento dentro de la Música. 

El Símbolo más Movimiento equivale a Ritual. 

El Enojo más Alegría equivale a Crueldad.1

La Tristeza más la Sorpresa equivale a Decepción.1

Estas son sólo algunas de las ecuaciones que te van a enseñar cuando mires adentro de Los Portales y Los 12 Lenguajes de la Mente. No estoy seguro cuando vamos a volver a dar esa clase, pero si quisieras recibir un aviso anticipado del Vicerector Whittington, antes que lo publique en el calendario, simplemente avísale a daniel@WizardAcademy.org

Catorce estudiantes fueron a la clase de la semana pasada y ninguno de ellos era escritor. Pero creo que vas a estar impresionado con las cosas que escribieron durante un breve ejercicio en el segundo día de clases. 

Encontrar 13 de sus composiciones en la madriguera del conejo de hoy. Estamos editando un vídeo con el estudiante 14 que pondremos en una o dos semanas. 

Fascinante. 

Roy H. Williams

1 Making Comics, p. 85 (2006) de Scott McCloud.

Si quieres que te explote la mente, lee Understanding Comics (1994) y Making Comics (2006) de Scott McCloud. No juzgues sus libros por su portadas. Los libros de Scott no tratan de superhéroes en Spandex, tratan acerca de contar historias en secuencias gráficas – nuestra habilidad universal para entender símbolos. 

 

Puedes entrar a la madriguera del conejo 

haciendo clic sobre la foto de la clase

al principio de esta página.